Dispuesta a seguir practicando las figuras de palos para las proporciones, me da por mirar qué hacen mis niños y veo que el Arnau está totalmente absorto mirando la tele en una pose muy chula, así que decido tirarme a la piscina. Lástima que justo al acabar de hacer la cabeza, se puso a saltar como un loco 😛