Después de leer varios capítulos del libro de dibujar con el lado izquierdo del cerebro en el que también se dan indicaciones de como mantener proporciones, me he arriesgado a dibujar a mi queridísimo Lada Niva.